La diversidad

 

 

La diversidad es algo inherente al ser humano aún cuando nos parezca que este término es de reciente aparición, de manera especial en el ámbito educativo. Los individuos difieren entre sí por numerosas razones y esto obliga a asumir la diversidad, afrontarla y buscar respuestas hasta convertirla en un elemento enriquecedor para la persona y su educación.

En el sistema educativo la palabra diversidad ha tomado cuerpo en los últimos años, y esto es así porque en un sistema democrático hay que aceptar como principios los conceptos de igualdad, solidaridad y diversidad.

 

En el ámbito educativo, la diversidad se manifiesta  en función de factores sociales, culturales, geográficos, económicos, étnicos, religiosos, sexuales y en las propias capacidades del sujeto, como pueden ser las intelectuales, motrices o sensoriales.. La diversidad ha de ser respetada y atendida, lo que significa que ha de actuarse en la compensación o potenciación de aquellos factores que originan las situaciones de desventaja respecto a los demás. Así, desde la planificación educativa ha de actuarse en esta línea o no estaremos haciendo efectivo el principio de igualdad y el ejercicio del derecho a la educación como recoge la propia Constitución.

 

Necesidades educativas especiales. Tipología.

 

El concepto de necesidades educativas especiales se ha introducido pretendiendo con ello salvaguardar y garantizar una respuesta educativa adecuada para aquellos alumnos que se encuentren, por los motivos que fuere, en situación de desventaja, respecto de la mayoría de sus compañeros, para acceder a la educación. Este concepto representa la expresión de un cambio de perspectiva producido en la consideración que se tiene, hasta este momento, de la educación especial y del tratamiento de la diversidad que se debe dar a nivel educativo.

El concepto de necesidades educativas especiales posee importantes implicaciones, tanto en la teoría como en la práctica educativa, pues existen una serie de notas distintivas implícitas en él que conviene resaltar:

En primer lugar, es un término que encierra una intención de normalización y no discriminación. Así, se pone el acento en los recursos educativos que la escuela precisa para responder adecuadamente a las necesidades que cualquier alumno pueda presentar a lo largo de su escolaridad, cualquiera que sea su origen (limitación personal de tipo orgánico, deprivación socio-cultural, etc) y su carácter (temporal o transitorio). Se entiende, además, que las necesidades educativas de un alumno tienen un carácter relativo e interactivo, pues las dificultades de aprendizaje dependen tanto de las características personales del alumno, como las del entorno familiar y social en el que se desenvuelve. Las necesidades educativas especiales se determinan en función de los recursos personales y materiales que unos determinados alumnos pueden necesitar para el logro de los objetivos de la educación.

La Educación Especial no queda determinada en función de colectivos concretos y tipicados (alumnos con deficiencia mental, parálisis cerebral, etc) sino que aparece como una posibilidad abierta a cualquier alumno que, en un momento determinado, de manera más o menos permanente, precisa de algún tipo de apoyo o atención complementaria a la acción educativa común, ordinaria y suficiente para la mayoría de los alumnos. Por lo tanto, el término alumnos con necesidades educativas especiales es la referencia a una situación que puede afectar a cualquier alumno que, por causa de origen personal o social, puede presentar necesidades especiales, sin prejuzgar su capacidad de aprendizaje.

Según Garrido (1994), la característica esencial que se desea recalcar con esta nueva denominación es la de erradicar la concepción que se ha tenido, o se tiene, de concebir la deficiencia como algo estable y estático, es decir, como una forma de ser deteriorada ( causada por alguna enfermedad o por agentes desconocidos) que no puede ser anulada ni mejorada mediante algún tipo de intervención; en definitiva, se trata de concebir al niño con necesidades educativas especiales, como el resultado de factores genético – constitucionales – en algunos casos – y socio-culturales.

Marchesi y Martín (1990) dicen: “ ¿ Qué significa que en un alumno tiene necesidad educativa especial ? En línea general quiere decir que presenta algún problema de aprendizaje a lo largo de su escolarización que demanda una atención más específica y mayores recursos educativos de los necesarios para compañeros de su edad. “

Según Brennan ( 1988 ) “ Hay una necesidad educativa especial cuando una deficiencia ( física, intelectual, sensorial, emocional, social o cualquier combinación de éstas ) afectan al aprendizaje hasta tal punto que son necesarios algunos o todos los accesos especiales al currículo, al currículo especial o modificado, o a unas condiciones de aprendizaje especialmente adaptadas para que el alumno sea educado adecuada y eficazmente. La necesidad puede presentarse en cualquier punto en un continuo que va desde la leve hasta la aguda; puede ser permanente o temporal en el desarrollo del alumnos.”

Existen diversos tipos de clasificaciones: etiológicas, sintomáticas, psicométricas, evolutivas, educativas, entre otras.

 

Clasificación de carácter sintomático. (Garrido, 1994)

 

A.- Psíquicas:

1.- Dificultades de aprendizaje:

Evolutivas.

Perceptivas.

Motrices.

Atencionales.

Mnemónicas.

Verbales.

Dislalia.

Disfemia.

Académicas.

Dislexia.

Disortografía.

Discalculia.

Disgrafía.

2.- Deficiencias intelectuales. Deficiencia mental.

2.1 Ligera.

2.2 Media.

2.3 Severa.

2.4 Profunda.

3.- Deficiencias emocionales, afectivas y sociales.

     3.1 Psicosis infantil.

     3.2 Autismo.

     3.3 Trastornos de conducta.

     3.4 Inadaptación social.

 

B.- Físicas.

1.- Sensoriales.

Visuales.

Invidencia.

Ambliopía.

Auditivas.

Sordera.

Hipoacusia.

2.- Motrices

   2.1 Miembros superiores.

   2.2 Miembros inferiores.

   2.3 Otros miembros.

3.- Fisicorgánicas. Enfermedades crónicas.

   3.1 Hemofilia. Sida. Diabetes. Epilepsia.

Definición de las n.e.e que se abordan anteriormente:

 

Dificultades específicas de aprendizaje: Alumnos que sin poseer ninguna deficiencia grave presentan dificultades para el aprendizaje escolar. Son dificultades de tipo funcional.

Dificultades de aprendizaje evolutivas o madurativas: Son aquellas dificultades que manifiesta el niño en las primeras etapas de su desarrollo y que afectan a las áreas madurativas básicas: preceptivas, motrices, atencionales, mnemónicas, verbales.

Dificultades de aprendizaje académicas:  Son aquellas dificultades que manifiesta el niño en los aprendizajes iniciales de la alfabetización (lectura, escritura en cuanto a motricidad y a ortografía, cálculo) todo ello como consecuencia de la no superación adecuada de las dificultades madurativas anteriores.

Deficiencia mental: Alumnos con procesos cognitivos poco elaborados, en especial los de inducción-deducción, generalización y transferencia.

Deficiencia mental ligera: Personas cuyos procesos cognitivos muestran deficiencias y/o no sobrepasan los que pueden esperarse de las primera etapa de la “inteligencia abstracta”.

Deficiencia mental media:   Personas cuyos procesos cognitivos muestran deficiencias y/o no sobrepasan los que pueden esperarse de las primeras formas de “inteligencia operatoria.”

Deficiencia mental severa: Personas cuyos procesos cognitivos muestran deficiencias y/o no sobrepasan los que pueden esperarse de la “etapa intuitiva de la “ inteligencia preoperatoria.”

Deficiencia mental profunda: Personas cuyos procesos cognitivos muestran deficiencias y/o no sobrepasan los que pueden esperarse del “período de la inteligencia sensoriomotriz”.

Deficiencias visuales: Alumnos con carencia o déficit grave en la captación de estímulos visuales.

Deficiencias auditivas: Alumnos con carencia o déficit grave en la captación de estímulos sonoros.

Deficiencias motrices: Alumnos con dificultades graves orgánicas que afectan al movimiento y coordinación de miembros corporales.

Trastornos de conducta: Alumnos con procesos cognitivos emocionales y sociales inadecuados.

Psicosis infantil:  Alumnos con trastornos graves en el desarrollo de la personalidad.

 

Autismo: Alumnos con psicosis infantil que, además, presentan extremados síntomas de aislamiento y trastornos de lenguaje.

 

 

Clasificación de las n.e.e en el diseño curricular de base (carácter escolar y educativo).

 

1.- En el nivel de educación infantil:

1.1               En relación con la percepción e interrelación con las personas y con el entorno físico.

1.2              En relación con el desarrollo emocional y socioafectivo.

1.3              En relación con la adquisición y desarrollo del lenguaje y la comunicación.

1.4              En relación con las interacciones.

1.5              En relación con la adquisición de los hábitos básicos.

 

2.- En el nivel de educación primaria:

2.1 Áreas de Lengua, Literatura y Lenguas Extranjeras.

a)     Lenguaje oral.

b)    Lectura escrita.

c)     Lengua extranjera.

2.2 Área de Matemáticas.

2.3 Área de Conocimiento del Medio.

2.4 Áreas de Educación Artística y Educación Física.

 

3.- Nivel de educación secundaria obligatoria:

 

3.1 En relación al desarrollo personal y social.

3.2 En el desarrollo intelectual.

3.3 En la interacción entre iguales.

3.4 En relación al absentismo y al abandono.

3.5 En relación a las conductas del proceso de enseñanza y aprendizaje.

 

 

Esta clasificación entiende por sujetos con necesidades educativas especiales:

 

§         Aquellos alumnos y alumnas que presentan problemas de desarrollo y/o dificultades de aprendizaje significativamente mayores que el común de los de su misma edad.

§         Los que presentan retrasos o incapacidades que les dificultan el uso de los recursos más generales y ordinarios de que disponen las escuelas para los alumnos de su misma edad.

§         Quienes por causas de riesgo personal, familiar o social llegan a incluirse en alguno de los apartados anteriores, al no habérseles facilitado ayuda en edad temprana

 

Además deben incluirse aquellos alumnos que debido a una superdotación de sus capacidades cognitivas demandan una atención diferenciada con respecto a su grupo de edad.